jueves, 24 de noviembre de 2011

Cáncer (parte I): ¿Qué és y cómo se desarrolla?


Este artículo va dedicado especialmente como homenaje póstumo a Ralph Marvin Steinman (biografía). Premio Nobel de Medicina 2011 por «su descubrimiento de las células dendríticas y su papel en la inmunidad adaptativa» en la investigación sobre el cáncer.

Cáncer ¡Uff! ¡¡Vaya palabra!!

Creo que no hay persona en el mundo que no se asuste al oírla. Y es que su significado está ligado al fin, y no sin ir acompañado, de un ir y venir de hospitales, médicos, terapias, medicamentos, dolores, etc. Nos enfrentamos a palabras como “quimioterapia”, “metástasis”, “tumor”, “cáncer”, etc., y viene de boca de un doctor que es “Oncólogo” (especialista en Oncología, que es la ciencia que estudia el cáncer, sus síntomas, su diagnóstico y el tratamiento).

Hasta aquí, creo que además de la angustiosa noticia y la visión de un estado de lucha a contrareloj por la supervivencia y esperanzados en algún tratamiento efectivo; sabemos muy poco de esta cruel enfermedad.

¿Qué es realmente el cáncer? ¿qué sucede en el cuerpo? ¿y en nuestras células? ¿es sinómimo de fin?, ¿se pudo prevenir?


Para enterderlo, en primer lugar hablemos de las células y qué función cumplen en el cuerpo.

¿Qué es una célula?

Es la unidad morfológica (que tiene forma y se multiplica) y funcional de todo ser vivo. Es el elemento de menor tamaño que puede considerarse vivo y portadora de la información genética en su ADN.

Una célula está formada básicamente por una estructura de lípidos (grasas) que hacen de pared. Dentro, un núcleo, una solución acuosa llamada citosol y moléculas. Las moléculas son agrupaciones de diferentes átomos de hidrógeno (H), carbono (C), nitrógeno (N), oxígeno (O), fósforo (P) y azufre (S); unidos por enlaces (puntos de atracción de ese átomo a otros). El núcleo, se encarga de dirigir la reproducción celular.

La reproducción celular

Es un proceso natural y esencial en la vida, ya que todos los seres vivos se desarrollan a partir de una célula única y su posterior multiplicación.

Las células se agrupan para formar los huesos, los músculos, los tendones, los nervios, la piel, los órganos, la sangre, etc., todo lo que forma parte de un ser vivo como el ser humano.
Hay diferentes tipos de células que se distinguen según su capacidad para reproducirse:

Células permanentes: No vuelven a reproducirse si son destruídas, por ejemplo las neuronas o células nerviosas.

Células estables: Mantienen su capacidad para reproducirse durante toda la vida, pero sólo en circunstancias especiales, como las células musculares y hepáticas (del hígado).

Células lábiles: Están continuamente renovándose, crecen, se reproducen y mueren a lo largo de toda la vida, son las células que recubren la piel y los intestinos.
“Su reproducción está sometida a un estrecho control, que permite que todos los órganos y estructuras del cuerpo alcancen un tamaño determinado y equilibrado”.

Funciones de las células
  • Generar energía (metabolismo)
  • Crecer y reproducirse para generar nuevas células
  • Eliminar desechos de su propia actividad

¿Quién controla la reproducción celular?

Existen mecanismos denominados inhibidores que impiden que las células se multipliquen de manera arbitraria y desordenada, y solo permite que se reproduzcan sola y exclusivamente cuando sea necesario, por ejemplo, cuando existe alguna lesión (una herida, por citar una) los mecanismos inhibidores desaparecen, permitiendo que las células se multipliquen y se repare la agresión.

Cuando estos mecanismos inhibidores no cumplen esa función, las células crecen y se multiplican sin control (aunque no haya una lesión), digamos que arbitrariamente y simplemente porque sí; entonces comienzan a formarse unas masas de células anormales que denominaremos tumores.

Así que hablemos de “Tumor”

Ya sabemos lo que es: una multiplicación celular anormal, que se agrupa formando tejido nuevo, que no tiene que estar ahí.

Ahora hay que distinguirlos.

Hay 2 tipos de tumores: los benignos y los malignos.

Los benignos o “TUMORES”: No cumplen ninguna función, más que sólo estar ocupando espacio. Son parecidas a las células normales de los tejidos.
Suelen agruparse formando una masa de tejido nuevo, y a menudo envueltos por una cápsula favoreciendo su extirpación. No se dispersa al resto del cuerpo.

Ejemplos de Tumores son: las verrugas, los quistes, pólipos, los lunares, fibromas.

Lo que los convierte en peligrosos es que a veces se encuentran en sitios cerrados, que al no tener espacio (como por ejemplo en el cerebro), ocupan el sitio del tejido sano (masa cerebral sana), y esto tiene como consecuencias, dolores de cabeza intensos, alteraciones en la vista, mareos, desmayos, ataques de epilepsia, etc.

Los malignos o “CÁNCER”: son células que se multiplican en forma desordenada. Lo que les otorga la malignidad, es que no se parecen a las células normales. Invaden los tejidos circundantes, a modo de prolongaciones, dándole el aspecto de un cangrejo, de donde viene el nombre de cáncer (cangrejo en latín es cáncer). Generalmente se dispersa al resto del cuerpo.

¿Cómo se desarrolla un cáncer?

Un cáncer es una multiplicación exagerada, de forma anormal y desordenada, de células malignas o cancerosas o cancerígenas (células alteradas). Esta multiplicación anormal, lleva a las células cancerígenas a invadir los tejidos circundantes. A veces, aparece “metástasis”, que es la propagación de las células cancerígenas a otros tejidos del cuerpo, lejos del tumor original. Esta propagación se produce, cuando las células cancerosas llegan al torrente sanguíneo, dispersando estas células por todo el cuerpo. Muchas veces es extirpado el tumor original del cáncer, pero aparecen luego otros tumores en otras partes del cuerpo (copias del original), a veces y generalmente, con algún tiempo de diferencia. Es por eso que los médicos no aseguran la cura del cáncer después de la extirpación del tumor original, hasta pasado un tiempo prudencial en que no aparezcan metástasis (copias).

Cánceres más comunes

El cáncer puede aparecer en cualquier parte del cuerpo humano. Muchos de ellos son famosos, por ser los más habituales en nuestras vidas.

En este artículo nos centraremos en los cánceres del sistema o aparato digestivo y otros cánceres que se ven directamente relacionados con la dieta, que son además de los más populares, los que tienen que ver con los temas de nutrición que tratamos en éste blog.

Comenzamos desde el primer órgano del aparato o sistema digestivo, la boca, y bajaremos hasta el último órgano, el ano.

Cáncer de labio.
Cáncer de boca.
Cáncer de lengua.
Cáncer laringe.
Cáncer de rinofaríngeo.
Cáncer de esófago.
Cáncer de estómago.
Cáncer de hígado.
Cáncer de páncreas.
Cáncer de cólon.
Cáncer de vesícula
Cáncer de colorrectal.

Otros cánceres del cuerpo relacionados con la alimentación:

Cáncer de mama.
Cáncer muscular.
Cáncer óseo.
Cáncer de riñón.
Cáncer de vejiga.

En el próximo artículo Cáncer (parte II), hablaremos de cuáles son los factores que favorecen el desarrollo del cáncer.

En Cáncer (parte III), hablaremos de como podemos con la alimentación y la dieta adecuada, minimizar las posibilidades de desarrollar cáncer en nuestro cuerpo.


Artículo realizado con la colaboración especial de
Javier Usarralde
                      Técnico Especialista en Patología Forense y            Estudiante de Medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona (España).


¡Hasta la próxima!